A los 90 años, Jackie Cecil todavía es líder en el ministerio de su iglesia

A los 90 años, Jackie Cecil todavía es líder en el ministerio de su iglesia

Jackie Cecil

In English

TAZEWELL, Va. -- Hay 12 personas en adoración en
Wilbur Memorial Iglesia Metodista Unida en esta mañana
fría, incluyendo a la pastora, su familia y dos invitados.
No hay coro o música de órgano. Los adoradores están de
pie y cantan sin acompañamiento. El edifi cio de 115 años –
desciende de una cabaña de troncos establecida como iglesia
para liberar a los esclavos – está probablemente en necesidad
de reparación.

Aún, para Jackie Cecil de 90 años – la mujer que puesta de pie
lee los anuncios antes de que el líder laico y la pastora predique
– Wilbur Memorial es el lugar más hermoso sobre la tierra.
“Si tú te sientes que andas por los suelos, te levantarás rápidamente
cuando entres por la puerta,” dijo Cecil más tarde,
mientras tomaban café y donas en el sótano de la iglesia.
“Cuando ves el sol entrando por las ventanas, te dará un
sentimiento de relajamiento.”

Por 75 años, Jackie Cecil ha adorado a Dios en este lugar.
Ella vive una milla de la casa donde ella y su último esposo,
Preston “June” Cecil, construyó hace 61 años. La pareja
ahorró dinero para comprar unos pocos bloques de concreto a
la vez, hasta que tuvieron sufi ciente para los cimientos.
En Tazewell,Va., La Señora Cecil es admirada porque ella
todavía trabaja duro para llevar gente a la iglesia, para servir
a gente en su comunidad y para llamar la atención a la historia
Metodista Unida.
“Todos en el pueblo la conocen,” dice Rev. Kaye Seay,
quien ha sido la pastora numero 43 de Wilbur Memorial.
“Ella es quien hace que las cosas pasen. Hace que las ruedas
den vuelta.”
“Ella es una inspiración para todos, para que sigamos
moviendo hacia adelante,” dice Jamie Boone, asistente
administrativa en la ofi cina del Distrito de Tazwell en la Conferencia
Holston. “Ella tiene sus dolores pero no deja que
esto la desanime.”
 
¿QUIEN FUE WILBUR?
Cuando fue el turno de Wilbur Memorial para recibir el
programa de anual del Mes de Historia Negra compartida por
cuatro congregaciones del área, Cecil estuvo en el teléfono
por horas, organizando a los oradores y la comida para el
evento del 27 de Febrero.
Cuando es tiempo de ayudar a colectar despensas para
mandar a África cada primavera – u organizar una fi esta de
regreso a clases para el vecindario cada agosto – Cecil continúa
guiando el camino de su congregación, de acuerdo con
su pastora.

“Nuestra iglesia es pequeña en números, pero nos las
arreglamos,” dijo Cecil. “Todos participamos, todos tenemos
un trabajo, y nos encanta.”

En el pasado, el maestro de educación especial para niños
con necesidades especiales y ayuda para salud en el hogar del
condado hizo mucho de caminar y manejar. Estos días, Cecil
admite, ella se mueve alrededor menos y usa más de sus contactos
y su experiencia.

“He trabajado toda mi vida, de veras,” dijo ella. “He tenido
una vida interesante y la he disfrutado.”
 
Jacqueline Anderson Cecil nació en War, W. Va. Su padre
trabajo en las minas de carbón hasta que sus piernas fueron
aplastadas en un accidente. Cecil dice que su familia se
familiarizó con Tazwell porque el agua era sabido que tenía
mejor sabor que la terrible “agua sulfúrica” en War.

“Ellos usualmente hablaban de bajar para obtener una
cucharadita de agua de Tazwell,” dijo ella.

En 1938, los Anderson se movieron a Tazwell, siguiendo al
dueño de la “tienda de la compañía” quien le dio trabajo al padre
de Jackie. Los Anderson eran Bautistas pero ellos se mudaron a
una casa localizada detrás de Wilbur Memorial Metodista.
Jackie Cecil es ahora la preservadora de documentos antiguos
y fotos diciendo la historia de Wilbur Memorial – el lugar
donde ella cortejó a su futuro esposo y crio a sus cinco hijos.

La iglesia inicio reuniéndose en 1869 y pronto le fue dado el
nombre de Iglesia Metodista Episcopal Mount Pleasant.
“Era la primer iglesia negra en el oeste de Salem, Va.,”
Cecil lee de su colección de historia.

En 1885, un “evangelista de espíritu fuerte” de Richmond
llamado W.T. Wilbur vino a predicar y “creó gran amor”
entre los congregantes reunidos en esa cabaña de troncos. “El
urgió a la creciente congregación a construir una iglesia que
ellos aman,” de acuerdo a los documentos de Cecil.

Pastor Wilbur dejó una donación para hacer esto posible.
En 1900, la iglesia Metodista de Mount Pleasant compró un
lote en el oeste de Main Street y le dio a la iglesia un nuevo
nombre.

FAMILIA POR SIEMPRE
Jackie Cecil se ríe frecuentemente mientras comparte
toda una vida de memorias en Wilbur Memorial.

Vistiendo delantales (risa), los hombre de Wilbur
fueron los primeros en el pueblo para cocinar el desayuno
del Amanecer de Pascua, ella recuerda.

“La gente vino en grupos a comer – más blancos que
negros. Hicimos dinero en esos desayunos y en Homecoming
también. Este fue nuestra forma de hacer dinero
para mantener la iglesia en funciones.”

La congregación se divirtió haciendo bodas falsas,
con hombres vestidos como novias y mujeres vestidas
como novios. (“No recuerdo de quien era el traje que me
puse,” dijo Cecil.) Ellos hicieron cenas con helado, programas
para dia del padre, y cenas chistosas – donde “tenías
que pagar 25 centavos si tu hablabas.”

Ellos cantaron canticos de navidad por el pueblo y después
cenaron pavo que seguido venía de su horno. (“Eso era la
cosa más grane que jamás cociné, y ese pavo se terminó.”)

En 1900, Wilbur Memorial tenía 200 miembros. En 1920,
eran 100, de acuerdo a los registros de historia. La membrecía
se redujo, dijo Cecil, pero los Afroamericanos en
Tazewell asisten a los eventos de los otros en sus iglesias, así
que los números eran más altos frecuentemente.

Hoy, hay solo un puñado de miembros en eventos como
la cacería de huevos de pascua que sucedió el 13 de marzo.
Pero Cecil, que cumplirá 91 años en Junio, dice que no ha
terminado todavía, y tampoco su iglesia.

Ella tiene 22 nietos, 12 bisnietos y cuatro tataranietos quien
ella espera que están viviendo dentro de las enseñanzas Cristianas
que ella inculcó a sus cinco hijos.

“Mis hijos son tan buenos conmigo, y mi esposo fue tan
bueno conmigo,” dice ella del minero de carbón y conductor
de camioneta repartidora de leche, quien murió en 1999.
“Los dos trabajaron duro, pero nosotros siempre tuvimos
nuestra comida principal con los hijos en la noche.”

Hoy, los hijos de edades 72 a 56, y el nombre de Preston
Cecil está grabado en los escalones de la iglesia.

Jackie Cecil dice que ella despierta tarareando. “Me levantaré y agradeceré a Jesús por otro día.”
 
 

Author

Annette Spence

Annette Spence is editor of The Call, the Holston Conference newspaper.

Related News

Jackie Cecil
At 90, Jackie Cecil still leads her church into ministry

En espanol TAZEWELL, Va. (March 24, 2016) -- There are 12 people in worship at Wilbur Memorial United Methodist Church on this chilly morning, including the preacher, her family and two guests. There is no choir or organ music. The worshipers stand ...